MST Cordoba

Proyectos presentados - 30 / 10

Citar a Farina y Suárez por robo de armas de las policía provincial

Spread the love

LA LEGISLATURA DE LA PROVINCIA DE CÓRDOBA RESUELVE

Proyecto de Resolución

Citar al ministro de Gobierno y Seguridad, Marcos Farina, en los términos del art. 101 de la Constitución provincial y el art. 196 del Reglamento Interno, para que en el plazo de 48 horas a partir de la presentación del presente concurra al recinto de la Legislatura Unicameral junto al jefe de la Policía provincial a fin de informar sobre el robo de 50 pistolas 9 mm nuevas, ocurrido hace cinco meses, pertenecientes a dicha fuerza.

Luciana Echevarría

Bloque MST-Nueva Izquierda

Fundamentos

 

Sra. Presidenta:

La “desaparición” de decenas de armas policiales nuevas sin que, hasta donde sabemos, medie explicación o denuncia oficial alguna, es un hecho muy grave.

Al respecto, transcribimos el artículo titulado El misterioso robo de 50 armas de un comando policial que nadie investiga, publicado el 26 de octubre del corriente en la edición digital de Clarín:

“Córdoba. Son pistolas Pietro Beretta calibre 9 mm. Hace cinco meses desaparecieron de una de las principales divisiones de la Fuerza provincial. No hubo denuncia.

Es quizá el secreto mejor guardado de la Policía de Córdoba: en mayo pasado, tras la separación de los Distritos IV y V del Comando de Acción Preventiva (CAP) del barrio Ampliación Cerveceros, en el sur de esta Capital, desaparecieron misteriosamente 50 pistolas Pietro Beretta, calibre 9 milímetros, nuevas y embaladas.

Según estimaciones, el monto de las armas asciende a $ 750 mil. Lo peor del caso es que no hay denuncia. Y del robo de las pistolas ya estarían anoticiados el ex ministro de Gobierno y Seguridad Walter Saieg -renunció el 11 de julio pasado-; el jefe de la Dirección de Seguridad Zona Sur de la Capital, comisario mayor Fabián Chirichian; el jefe del CAP V, comisario Martín Carranza y el jefe de la Dirección de Administración, comisario mayor Gerardo Vaca. También el jefe de la Policía de Córdoba, el poderoso comisario general Julio César Suárez, que inauguró las nuevas instalaciones donde fueron robadas las armas y ahora sólo funciona el CAP IV.

“Me estoy enterando por usted. No sé absolutamente nada, no hay denuncia policial, pregunte en la Unidad judicial de la comisaría 12°”, respondió ante la consulta de Clarín el comisario mayor Chirichian.

Extraoficialmente se supo que el propio jefe de la Dirección de Seguridad Zona Sur de la Capital sugirió a sus pares que no se denuncie el robo y que cada vez que aparezca una pistola se blanquee como exposición de extravío.

Este trámite se hace en la planta baja de la Central de Policía, en la esquina de las avenidas Colón y Santa Fe, en la División Exposición por Choques. “Cuando se extravía un arma, se inicia una investigación sumaria en Asuntos Internos. Y al personal policial se le descuenta el valor del arma, que ronda unos $ 15 mil”, detalló a Clarín una fuente del caso.

Según trascendió, en operativos realizados en la zona sur de la Capital -allí operan los CAP IV y V-, en inmediaciones del barrio General Savio habrían sido recuperadas cuatro de estas pistolas, que estaban en su embalaje original y que en el mercado negro se venden a $ 5.000.

El secretario penal del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Córdoba, Luis María Sosa Lanza Castelli, que tiene a su cargo los depósitos judiciales de elementos secuestrados como armas, drogas y vehículos, confirmó a Clarín que “en ninguna fiscalía hay denuncia policial por la desaparición de las 9 milímetros” y que “en los registros de secuestros tampoco aparecen ese tipo de pistolas, nuevas y embaladas”. O sea que el recupero de cuatro de estas armas robadas fue disimulado con otras o tampoco fue informado oficialmente.

Es que el Registro de Armas Secuestradas se basa en la buena fe de los agentes de la Fuerza que realizan los operativos y sus declaraciones: se entregan los procedimientos en las unidades judiciales, y allí detallan si hubo secuestro de armas. Y cuando secuestran una pistola reglamentaria no denunciada como perdida, suelen inventar fechas de extravío.

Una calificada fuente confió a Clarín que la desaparición de las pistolas Beretta fue informada extraoficialmente a Walter Saieg, cuando aún era ministro de Gobierno y Seguridad, para que denunciara el robo y así salvarlo a él de responsabilidades. Pero el ex funcionario tampoco actuó. (…)

Entretanto, del robo de las pistolas sólo se habla en riguroso off the record, pero oficialmente de eso no se habla, ni tampoco nadie investiga.”

 

Esta denuncia periodística reviste la suficiente gravedad institucional como para que el ministro Marcos Farina y el comisario general Julio César Suárez comparezcan en forma urgente ante la Unicameral a dar explicaciones pormenorizadas sobre lo sucedido.

Por tal motivo, solicitamos la aprobación del presente proyecto.

 

 

 

 

Luciana Echevarría

Bloque MST-Nueva Izquierda